Cómo protegen las máscaras

Un estudio detallado muestra el riesgo máximo de infección por el Coronavirus para diferentes escenarios con y sin máscaras

2. Dezember 2021

Incluso tres metros de distancia no protegen. Aún a esa distancia, una persona no vacunada que esté en contacto con el aire que respira alguien infectado por el Coronavirus no tardará ni cinco minutos en infectarse con casi el 100% de certeza. Esa es la mala noticia. La buena noticia es que si ambos llevan mascarillas médicas bien ajustadas o, incluso mejor, máscaras FFP2, el riesgo disminuye drásticamente. En un estudio exhaustivo, un equipo del Instituto Max Planck de Dinámica y Autoorganización de Göttingen investigó la eficacia de la protección de las máscaras cuando se usan de distintas maneras. Los investigadores determinaron el riesgo máximo de infección para numerosas situaciones y tuvieron en cuenta varios factores que no se habían incluido hasta ahora en estudios similares.

El equipo de Göttingen también se sorprendió de la magnitud del riesgo de infección por el coronavirus. "No habríamos pensado que a una distancia de varios metros se tardaría tan poco en captar la dosis infecciosa del aliento de un portador del virus", afirma Eberhard Bodenschatz, director del Instituto Max Planck de Dinámica y Autoorganización. Esto se debe a que a esta distancia el aire respirable ya se ha extendido en forma de cono en la habitación; las partículas infecciosas se diluyen en consecuencia. Además, las partículas especialmente grandes y, por tanto, especialmente ricas en virus, caen al suelo tras recorrer una corta distancia en el aire. "No obstante, en nuestro estudio seguimos encontrando un enorme riesgo de infección incluso a una distancia de tres metros si uno se encuentra con personas infectadas con una alta carga viral, como ocurre con la variante delta predominante del virus Sars-CoV-2, durante unos minutos y no se lleva mascarilla", afirma Eberhard Bodenschatz. Y estos encuentros son inevitables en escuelas, restaurantes, clubes o incluso al aire libre.

Las máscaras FFP2 bien ajustadas reducen el riesgo al menos a uno por mil

Les masques qui ne sont pas étanches sur les bords laissent entrer et sortir l'air, surtout au niveau des ailes du nez, mais aussi des joues. Mais même les masques mal ajustés réduisent encore nettement le risque d'infection.

Aunque el riesgo de infección es alto sin la protección de uns máscara, las mascarillas médicas o FFP2 protegen eficazmente. El estudio, publicado en la revista científica PNAS, confirma que las mascarillas FFP2 o KN95 son especialmente eficaces para filtrar las partículas infecciosas del aire que respiramos, sobre todo si están lo más ajustadas posible en los bordes. Si tanto la persona infectada como la no infectada llevan máscaras FFP2 bien ajustadas, el riesgo máximo de infección apenas supera el uno por mil después de 20 minutos, incluso a distancias cortas. Si las máscaras no se ajustan bien, la probabilidad de infección aumenta hasta un 4% aproximadamente. Si ambos llevan mascarillas quirúrgicas bien ajustadas, el virus se transmite en 20 minutos con una probabilidad máxima del diez por ciento. El estudio también confirma la suposición intuitiva de que, para una protección eficaz contra la infección, la persona infectada en particular debe llevar una máscara que filtre lo mejor posible y se cierre herméticamente.

Las probabilidades de infección determinadas por el equipo derl Instituto Max Planck indican el límite superior del riesgo en cada caso. "En la vida cotidiana, la probabilidad real de infección es sin duda de 10 a 100 veces menor", afirma Eberhard Bodenschatz. Esto se debe a que el aire que sale de la máscara por los bordes está diluido, por lo que no se es expuesto a todo el aire respirable sin filtrar. Pero partimos de esta suposición porque no podemos medir en todas las situaciones cuánto aire respirado por un usuario de la mascarilla llega a otra persona, y porque queríamos calcular el riesgo de la forma más conservadora posible", explica Bodenschatz. "Si incluso el mayor riesgo teórico es pequeño en estas condiciones, se está del lado completamente seguro en condiciones reales". Sin embargo, para el valor comparativo sin la protección de una máscara, el colchón de seguridad resulta ser mucho menor. "Para una situación así, podemos determinar la dosis de virus inhalada por una persona desprotegida con menos suposiciones", afirma Gholamhossein Bagheri, jefe de un grupo de investigación del Instituto Max Planck de Dinámica y Autoorganización que ha desempeñado un papel importante en el estudio actual.

"Llevar máscaras en las escuelas es una buena idea"

En sus cálculos del riesgo de infección, el equipo de Göttingen tuvo en cuenta una serie de factores que no se han incluido en estimaciones comparables hasta la fecha. Por ejemplo, los investigadores estudiaron cómo un mal ajuste de la mascarilla debilita la protección y cómo esto puede evitarse. "Las membranas de las mascarillas FFP2 o KN95, pero también de algunas mascarillas médicas, filtran de forma extremadamente eficaz", afirma Gholamhossein Bagheri. "El riesgo de infección está entonces dominado por el aire que sale y entra por los bordes de la máscara". Esto ocurre cuando el borde de la máscara no está bien ajustado a la cara. En elaborados experimentos, Bagheri, Bodenschatz y su equipo midieron el tamaño y la cantidad de partículas respiratorias que pasan por los bordes de las mascarillas que se ajustan de forma diferente. "Una máscara puede adaptarse excelentemente a la forma de la cara si se dobla su vara metálica en forma de W redondeada antes de ponérsela", dice Eberhard Bodenschatz. "Entonces las partículas infecciosas de aerosol ya no pasan por la mascarilla, y las gafas tampoco se empañan".

El equipo también tuvo en consideración que las gotas que las personas esparcen al respirar o hablar se secan en el aire y se vuelven más ligeras. Como resultado, permanecen en el aire durante más tiempo, pero tienen una mayor concentración de virus en comparación con las gotas justo después de ser emitidas. Cuando se inhala, vuelve a ocurrir lo contrario: las partículas vuelven a tomar agua, crecen como una gota en la nube y, por tanto, permanecen más fácilmente en las vías respiratorias.

A pesar de que el análisis detallado de los investigadores del Max Planck en Göttingen muestra que las mascarillas FFP2 ajustadas proporcionan una protección 75 veces mayor en comparación con las mascarillas quirúrgicas bien ajustadas y que la forma de llevar una mascarilla marca una diferencia significativa, incluso las mascarillas médicas ya reducen significativamente el riesgo de infección en comparación con una situación sin ninguna protección por máscara. "Por eso es tan importante que la gente lleve mascarilla durante la pandemia", dice Gholamhossein Bagheri. Y Eberhard Bodenschatz añade: "Nuestros resultados demuestran una vez más que llevar una mascarilla en las escuelas y también en general es una buena idea."

Zur Redakteursansicht